La plaza ajardinada
Los espacios abiertos al público del proyecto Nuvola incluyen una gran plaza ajardinada, que engloba dos inmuebles para unir los edificios históricos y nuevos del bloque Nuvola, creando una nueva conexión peatonal entre Via Ancona y Via Bologna, a lo largo del eje que cruzaba Via Parma previamente. El atrio de la nueva sede central Lavazza es un espacio abierto cubierto que conecta la plaza central con acceso a las oficinas y el Museo Lavazza hacia Piazzale Brescia.
Los asientos en la plaza se componen de largos bancos de granito blanco sardo que se elevan desde el suelo en líneas sinuosas, definen los caminos y crean lugares íntimos de descanso cerca de los jardines. Una fuente central contribuye al microclima, resguardado del ruido y el desorden visual de la ciudad.
Un denso conjunto de arbustos y cubiertas vegetales adornan las superficies de las áreas verdes, creando grandes masas compactas y un fondo de árboles. La selección de las plantas se centró en las especies con dimensiones y sistemas radiculares que se adaptan a la profundidad del suelo; se optó por especímenes resistentes a la adversidad vegetal más común y se cubrió toda la superficie que se encuentra bajo los árboles con arbustos y elementos herbáceos con el fin de evitar grandes áreas de césped que requieren un mantenimiento regular. La inclusión de árboles y arbustos florecientes y el equilibrio entre plantas caducas y perennes garantiza la floración constante desde la primavera hasta el otoño. Se ha prestado especial atención a la inclusión de especies aromáticas como osmanthus, sarcococca, lilas y philadelphus.
El parqueadero público se ha creado en los dos pisos del sótano que se encuentran bajo la plaza, con una entrada separada a los parqueaderos de Lavazza.