Vierta 50 ml de chocolate caliente en el vaso y un espresso lungo (aprox. 50 ml) encima.

 

Termine con 50 ml de crema de leche ligeramente agitada, asegurándose de que flote sobre la superficie.