Diluya 100 g de sirope de leche almendras en agua fría, viértalo en la bandeja para hielo y déjelo en el congelador durante, al menos, 3 horas.

 

A continuación, prepare el café con una cafetera italiana (o cafetera espresso), saque los cubitos de leche de almendra de la bandeja y coloque 6 o 7 en un vaso grande. 

 

Vierta el café caliente en el hielo sin añadir azúcar y sirva con una pajilla.