Prepare un espresso.

Derrita el azúcar en el espresso y añada el agua. Mezcle bien. 

A continuación, añada la crema de leche y revuelva hasta que esté bien mezclado. 

Ponga todo en un recipiente de plástico y déjelo en el congelador durante 4-5 horas. (Cuanta más cantidad haya, más tiempo se debe dejar en el congelador).

Una vez frío, rómpalo en trozos del tamaño de un dado. 

Añada las cucharaditas de espresso líquido y amaretto y mezcle todo 

con la batidora de mano. 

¡El sorbete de café está listo para servir!