Participación en el Pacto Mundial de Naciones Unidas y en los objetivos globales



La sostenibilidad se basa en una continua evolución y en la conciencia de nuestros propios límites, puntos fuertes y prioridades. Escuchar a las partes interesadas y participar con ellas son elementos clave en la construcción de un camino que crea valor compartido a lo largo de toda la cadena de suministro. Con esto en mente, Lavazza ha acogido los principios de sostenibilidad a escala mundial establecidos por las Naciones Unidas.



Lavazza y el Pacto Mundial de Naciones Unidas

El Pacto Mundial es una iniciativa de las Naciones Unidas puesta en marcha por Kofi Annan en el Foro Económico Mundial en Davos en 1999. Nació con el objetivo de alinear, por primera vez, la comunidad internacional y el mundo de los negocios para enfrentarse a los desafíos de la globalización.

 

Con su entrada en el Pacto Mundial en 2017, Lavazza se unió a una red de más de 9 000 actores procedentes de todos los sectores y de más de 135 países, dedicados a la promoción y la puesta en marcha de diez principios éticos divididos en categorías: "Respeto de los derechos humanos", "Respeto al medioambiente", "Lucha contra la corrupción". Lavazza se inspira en estos valores para promover, junto con sus empleados, el sentimiento de pertenencia a un proyecto de desarrollo sostenible y sólido.

 

 

IR AL SITIO WEB

Lavazza y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Lavazza se compromete a perseguir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. La innovación sostenible, la lucha contra el cambio climático y el compromiso con la producción y el consumo responsables dan forma a un círculo virtuoso. No solo benefician al medioambiente y a la sociedad en su conjunto, sino que también mejoran la eficiencia del ciclo productivo, reducen los desechos, frenan los procesos antieconómicos y, además, mejoran las ganancias de las empresas.

Para Lavazza, estos principios no son negociables: no solo porque nuestro producto se deriva de la transformación de materias primas vegetales, que podrían verse amenazadas por el cambio climático, sino porque las responsabilidades globales derivadas de los Objetivos son más importantes que los meros intereses económicos, ya que conducen a un mundo más ético y sostenible.

 

 

IR AL SITIO WEB