ATRÁS
2 minutos


Nuvola Lavazza El nuevo centro de gestión corporativa es inteligente, innovador y sostenible

5-6-2017 • Área corporativa

Turín, mayo de 2017. Todo está listo: la gente se está mudando a Nuvola y más de 600 empleados le están dando vida a la nueva sede de Lavazza en Via Bologna 32. Las nuevas oficinas, basadas en el diseño del arquitecto Cino Zucchi, representan el corazón de un bloque multifuncional de aproximadamente 18,500 m2 que aportará elegancia al barrio de Aurora.

 

 

“El entusiasmo por el traslado al edificio Nuvola Lavazza es palpable. La cuarta generación de la familia fue la fuerza motriz del proyecto, que pretende ser una nueva tarjeta de presentación de Lavazza hacia el mundo. La sede central es la síntesis de nuestra visión de una empresa contemporánea, es decir, un manifiesto que traza las numerosas etapas de nuestra historia, pasado, presente y futuro, en un lenguaje que consiste en transiciones armoniosas y coherentes. No se trata solo de trasladar escritorios, sino de una aceleración hacia una dimensión aún más integrada, más desafiante y más centrada en las personas: un lugar de trabajo estimulante, cómodo y vanguardista desde el punto de vista tecnológico, donde las personas pueden trabajar juntas y estrechar los lazos forjados entre la sede de Turín y los 90 o más países en los que opera la empresa”, explica Giuseppe Lavazza, vicepresidente de la empresa.

El edificio Nuvola está listo para acoger a la gran familia de empleados de Lavazza. Las áreas funcionales han sido diseñadas en colaboración con los equipos de trabajo en un entorno laboral inteligente con mobiliario innovador, cuyo objetivo es facilitar la colaboración y la eficiencia y proporcionar confort y bienestar. Más del 90 % del espacio está abierto y ofrece salas de descanso y salas de reuniones con la última tecnología para poder mantenerse conectados fácilmente con los compañeros del extranjero: todo en el edificio Lavazza Nuvola promueve la creatividad y la colaboración, tanto real como virtual.

 

 

Lavazza organizó la mudanza de los edificios históricos de Corso Novara y Via Tollegno desde una perspectiva sostenible, teniendo en cuenta las necesidades de la zona. La cafetería, muebles, papelería, computadores y el equipo tecnológico de la empresa se renovaron a través del diseño inteligente para minimizar el impacto medioambiental: aproximadamente 3000 artículos fueron donados a organismos externos, incluyendo escuelas y hospitales. Por ejemplo, la Fundación Cottolengo recibió la cafetería de la empresa, que se utilizará para apoyar actividades de bienestar social, parroquias, asociaciones de beneficencia, protección civil y los bomberos en el aeropuerto de Caselle Torinese. Además, antes de la mudanza, todos los empleados tuvieron la oportunidad de comprar, a un precio simbólico, cualquier objeto y mueble que les interesara, y los ingresos se donaron a instituciones seleccionadas por los propios empleados en los meses siguientes.

 

 

El traslado a Lavazza Nuvola también facilita la toma de algunas decisiones personales de “movilidad sostenible”. Los empleados pueden, por ejemplo, abonarse o renovar los bonos anuales para el transporte público a un precio reducido; aprovechar las instalaciones para compartir coche entre un grupo de empleados y beneficiarse de incentivos; y disfrutar de un gimnasio corporativo con un programa de actividades individuales, un área de relajación y un innovador espacio de restauración, disponible para todos los empleados de Lavazza, pero también para el público, con tres zonas de comedor diferentes dedicadas a la comida callejera, la cocina tradicional italiana y una zona de césped. Los menús han sido ideados teniendo en cuenta la calidad de los alimentos y el equilibrio nutricional, en colaboración con Slow Food.

 

 

Este es el primer paso importante de todo el sistema Nuvola y del Museo Lavazza de La Centrale, inaugurado a principios de 2018, que acoge el restaurante gourmet Condividere by Lavazza, creado con Ferran Adrià, la escenografía de Dante Ferretti y la cocina de Federico Zanasi. Hay un espacio para eventos con capacidad para 1.000 personas donde celebrar exposiciones, conciertos y exposiciones temporales. Además del Instituto de Artes Aplicadas y Diseño, que abrió sus puertas en 2013 y cuenta con más de 500 artistas y profesionales creativos italianos e internacionales, el complejo también albergará plazas públicas de aparcamiento, un jardín y una zona arqueológica con los restos de una basílica cristiana del siglo IV-V d. C., que fue descubierta durante la excavación.

 

 

“Un entorno nuevo, cómodo, tecnológico y considerado, diseñado para el bienestar de todos nuestros colaboradores: Lavazza Nuvola es todo esto, y creemos que puede representar un valor añadido no solo para los trabajadores de Lavazza, sino para toda la ciudad. La renovación de edificios de valor histórico y arquitectónico en una zona industrial en desuso, pero que cuenta con una situación estratégica en Turín, nuestro hogar durante más de 120 años, enfatiza la importancia de este área en la historia de nuestra empresa”, comenta Marco Lavazza, vicepresidente. “El alma sostenible de la nueva sede de Lavazza surgió en la etapa de diseño, con la solicitud de certificación LEED GOLD, y también se expresa en las medidas introducidas específicamente para nuestros empleados, por ejemplo, a través de soluciones avanzadas de movilidad o de la idea de generar valor donando muebles a causas dignas. Lavazza Nuvola nació y se desarrolló no solo para mejorar los métodos de trabajo, sino también la calidad de vida de todos aquellos que trabajan con nosotros y que, gracias a la innovación tecnológica, ahora disfrutarán de una mayor flexibilidad en el trabajo para mejorar el equilibrio entre la vida privada y profesional”.

 

 

La nueva sede aspira a la certificación LEED® GOLD. LEED®, que por sus siglas en inglés significa “liderazgo en energía y diseño ambiental (Leadership in Energy and Environmental Design)”, es la certificación relacionada con el desempeño energético y ambiental de los edificios con mayor reconocimiento en todo el mundo. Es un sistema de medición voluntario, diseñado para evaluar edificios comerciales, terciarios y residenciales tanto nuevos como existentes. El nuevo Centro de gestión corporativa se ha adherido a las estipulaciones del protocolo LEED®, desde la selección del sitio a través del diseño, la ejecución (que recuperó el 80 % de los escombros) y el seguimiento posterior al empleo. El edificio fue diseñado para maximizar el confort de los trabajadores de Lavazza, para ahorrar energía y para reducir el consumo de agua potable.

 

 

Lavazza también ha trabajado para lograr un entorno sin papel, concienciando a los empleados sobre los procesos digitales y el uso responsable de las impresoras, y desechando y reciclando más de 45 toneladas de papel tan solo en la mudanza mediante la digitalización de nuestros archivos. Todo el proyecto estuvo acompañado de una intensa estrategia de comunicación interna, que se inició el año pasado para informar y poner al día a los empleados durante el periodo previo a la mudanza al edificio Lavazza Nuvola, con la ayuda también de los embajadores internos que facilitaron el diálogo e identificaron las mejores soluciones para que la entrada en la nueva sede de Lavazza fuera aún más eficiente.

 

 

 

 

 

 

 

 

DESCARGAR
DESCARGAR
PDF JPG